sábado, 17 de diciembre de 2016

PRAGMÁTICO OCCIDENTAL O ESPIRITUAL


   

Ser o no ser...

Efesios 6:12Reina-Valera 1960 (RVR1960)

12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

     La aclamada globalización ha demostrado como cualquier sistema de cualquier índole, tener sus desventajas y roturas. Todo mucho más localizable pero mucho más mezclado, donde excluimos conceptos para incluir otros. Hay como una especie de tormenta de ideas globalizada que también afecta a la iglesia porque estamos en el mundo. Donde se exportan e importan ideas de iglecrecimiento y de liturgia, no teniendo en cuenta el contexto donde se va aplicar sino el resultado en su medio donde se han practicado.
     Y el mundo espiritual también pasa por ahí en medio de esta miscelánea de ideas .Ya que dentro de estos sistemas también actúan las fuerzas sobrenaturales y espirituales.
     Con nuestra mentalidad occidental hemos descartado el punto de vista oriental  reflexivo y meditativo en base a nuestro aclamado éxito consumista, pragmático y capitalista y todos sus derivados.
     Hay en juego un mundo trascendental, espiritual que la biblia describe pero dependerá de la mentalidad que vivamos. Por ejemplo una mentalidad pragmática como la nuestra no dará paso a ser sensibles a esta guerra espiritual existente. Porque  si observamos el mundo, algo nos dice que no va nada bien. Los derechos humanos brillan por su ausencia, y todas las atrocidades que están ocurriendo se observan como una noticia más de tantas que hay no siendo conscientes de que estamos en una Guerra Espiritual.
     Quizás es que estamos perdiendo nuestra sensibilidad espiritual porque nuestra intoxicación con los valores del mundo es tan grande que ya nos la cuelan por todos los lados.
     Como escuché hace poco en un congreso CETBCN :

Dos horas de culto no pueden competir con 6 días de intoxicación

    Nuestro recursos occidentales están pululando y  ayudando a nuestras iglesias, empoderamiento, Liderazgo eficaz, coaching, etc.., y unos medidores del éxito un tanto sospechosos nos catapultan a una liturgia profesional y pragmática tan bestia que ya no hay tiempo para las cuestiones “espirituales”. Volviéndonos consumidores de un producto-culto que justifica las acciones del liderazgo pero que pierde la perspectiva de ser discípulos día a día.
     Hasta que algún escritor avispado saque algún best sellers cristiano que nos diga que no, que ahora es todo lo contrario que hay que ser hiper-reflexivos y espirituales  y nosotros  con nuestra “ ovejitis” ahí detrás y vuelta a empezar…. Aunque recordemos que no se es más santo por leer un libro de santidad ni más evangelista por leer uno de evangelismo.
     Cuando hay un anhelo y un llamado uno es lo que Dios ha determinado en nuestros corazones.
     Sinceramente quizás deberíamos de redescubrir ese famoso pasaje de Zacarías que nos dice

 

“no con espada ni con ejército más con mi espíritu dice Dios.”

 
     Necesitamos levantar más voz profética y espiritual para denunciar todo lo que está sucediendo tanto en la iglesia como en el mundo.
     Yo siempre comentó que si juan el Bautista tuviese que venir de nuevo a esta tierra ¿Qué seria rapero o líder de iglesia? ¿Se movería más en un rollo underground o funcionaria dentro de nuestro sistema eclesial?
     Piensa la respuesta y piensa en lo que se ha reflexionado con eso me conformo.



SI TE GUSTO ESTE POST POSIBLEMENTE TE GUSTARÁ :

Razones de la existencia de Dios.